Los conflictos son micro-procesos que no aparecen como situaciones aisladas, sino más bien surgen como expresión de macro-procesos, es decir, dinámicas o patrones de relacionamiento entre los actores que comparten un escenario.

Estos procesos, además, están insertos en un contexto o estructura mayor que los condiciona, y por tanto no puede perderse de vista. Todos estos planos se desarrollan y afectan mutuamente.

Por ello, realizamos nuestras intervenciones buscando contribuir a la transformación de los actores, sus dinámicas o patrones de relacionamiento, así como las estructuras que dan lugar a relaciones destructivas, a partir del análisis y diseño de estrategias para el fortalecimiento de las condiciones que permitan desarrollar relaciones armónicas y constructivas.

Volver