Comúnmente considerada como la disposición a estar libre de prejuicios a favor o en contra de alguno de los actores para no favorecerlos o perjudicarlos, y a establecer un trato equitativo entre ellos, nuestra idea de imparcialidad va más allá de esa noción ya que la complementamos con una óptica proactiva que nos lleva a buscar trabajar con todos los actores, fortaleciéndolos e involucrándolos en nuestras intervenciones a fin de impulsar procesos colaborativos.

Ello con miras a que puedan establecerse relaciones constructivas orientadas a la prevención y abordaje transformativo de conflictos, situación especialmente necesaria en el caso de relaciones asimétricas donde la parte menos fortalecida requiere desarrollar mayores capacidades y condiciones para una adecuada interacción.

De esta manera buscamos generar espacios de diálogo que permitan la convergencia de intereses y necesidades entre todas las partes como la mejor manera de buscar soluciones constructivas, creativas y sostenibles a los problemas.

Volver