Para que los actores puedan participar constructivamente de los espacios de diálogo, negociación y concertación, a partir de los cuales transformar sus dinámicas de relacionamiento, es necesario que éstos fortalezcan sus capacidades (habilidades y destrezas), para la prevención y transformación de conflictos, además de otros aspectos.

Por ello, desde nuestra experiencia de trabajo con los actores, el desarrollo de capacidades para el diálogo incluye los siguientes aspectos:

- Conocimientos para el análisis y manejo de conflictos, así como sobre la dinámica de los distintos mecanismos para el abordaje de problemas y conflictos como la negociación, el diálogo facilitado, la mediación, concertación multiactor, además de temas que contribuyen en esa misma dirección como responsabilidad social, derechos humanos, valores, entre otros.

- Actitudes adecuadas para participar en los procesos de manera ética y responsable, incorporando estilos de negociación constructivos para prevenir y transformar conflictos

- Habilidades sociales, es decir, destrezas interpersonales para desenvolverse en grupos humanos de manera constructiva, tales como la escucha, la asertividad, entre otras.

Volver