Blog

Se encuentra usted aquí

Sistemas de alerta temprana para la prevención de conflictos. A propósito del Informe Willaqniki No. 4 de la ONDS

Los sistemas de alerta temprana son instrumentos de gestión preventiva de conflictos. Deben servir para procesar información de calidad y oportuna, para poner en marcha los distintos mecanismos de abordaje que, dado el caso, ameriten ponerse en marcha: mesas de diálogo, comités de trabajo, procesos de negociación directa. La idea central es que los conflictos sean detectados en el momento en que están en plena configuración y poder evitar que escalen a su fase más perniciosa que es la crisis, donde generalmente se expresa de manera violenta. Justo es el tema central del reciente informe de la Oficina Nacional de Diálogo y Sostenibilidad, Willaqniki No.4, que ha salido a la luz este mes de marzo. Lo que la ONDS busca es presentar el Sistema Nacional de Prevención de Conflictos, actualmente en proceso de diseño e implementación, cuyo elemento fundamental tiene que ver con la puesta en marcha de lo que han denominado el Programa de Alerta y Respuesta Temprana (PART).

El planteamiento inicia con el esclarecimiento respecto a la noción de conflicto que está en la base del diseño de este instrumento y que alude a que éste encierra un potencial transformador que más bien tendría que asumirse como signo de cambio y dinamismo propio de cualquier sociedad. Con esta afirmación, se alejan de la aproximación al conflicto como hecho disfuncional o pernicioso para la sociedad. En tal sentido, lo central no pasa por evitar que los conflictos se den, porque son parte consustancial de la convivencia humana, sino de la manera cómo abordarlos; en este caso, a través de la prevención, de modo que se lo pueda detectar de manera temprana y orientarlo de manera que aprovechar su potencial transformador de relaciones y condiciones dentro de un escenarios social determinado.

Respecto a la prevención, se pueden reconocer, al menos dos maneras: una estructural, buscando resolver los problemas de fondo que aquejan a una sociedad y que pueden estar en la base de los conflictos (pobreza, desigualdad, discriminación, etc.); y otra modalidad más bien operativa, en la que se busca poner en marcha mecanismos donde las partes tienen la responsabilidad de generar nuevas condiciones que transformen el conflicto.

En el Perú, la construcción del Sistema Nacional de Prevención de Conflictos, fue anunciada por el Presidente Humala, en julio del 2012, convirtiéndose en uno de los ejes centrales del Gobierno Nacional, de la Presidencia del Consejo de Ministros y en particular de la Oficina Nacional de Diálogo y Sostenibilidad. Las estrategias que subyacen a este sistema, consideran tres principios: la reacción temprana ante las señales de un conflicto potencial; un enfoque integral para reducir las tensiones que pueden desencadenar un conflicto y el esfuerzo por resolver las causas estructurales que subyacen a éste. Interesante propuesta de la ONDS que tiene como elementos centrales de su apuesta la acción preventiva y el diálogo como mecanismo fundamental de abordaje.

Pueden acceder al documento completo ingresando al siguiente link:
http://www.pcm.gob.pe/transparencia/willaqniki/willaqniki04.pdf