Blog

Se encuentra usted aquí

De la Universidad de Verano a la labor cotidiana

Qué duda cabe de que la Universidad de Verano ha significado, para quienes hemos sido participes de esta inigualable experiencia académica y ‘de vida’, una contribución sustantiva para el desempeño de nuestras laborales cotidianas y la interacción con nuestras sociedades en los distintos ámbitos y espacios de toda la América; esto, en la medida que se han adquirido herramientas de aplicación práctica, construido nuevos conocimientos y desarrollado una visión en perspectiva de la realidad social interamericana en torno a temáticas cruciales como “Gobernabilidad, Liderazgo y Políticas Públicas”.

Desde mi labor profesional con ProDiálogo, asociación civil dedicada a la prevención y resolución de conflictos en distintos ámbitos sociales, he podido interactuar con diversos actores sociales como empresas del ámbito extractivo, comunidades rurales, gobiernos locales y sociedad civil de la sierra norte del Perú, en donde a través del diálogo como principal herramienta, se busca promover la transformación de conflictos en los niveles estructural, relacional, cultural y personal. Nuestras actividades e intervenciones participativas han estado dirigidas al desarrollo de capacidades para un abordaje transformativo de los conflictos, la generación de espacios de diálogo, algunos trabajos de investigación y el diseño de propuestas de mediación.

El Perú es uno de los países latinoamericanos que tras la promoción de la Inversión Extranjera Directa como política de estado, desde Fujimori hasta García (1992-2010), atrajo grandes inversiones sobre las industrias extractivas; así, se estima que en los próximos diez años se estarían desembolsando cerca de US$ 30.000 millones sólo en la industria minera (Fuente: El Comercio, 19 septiembre de 2009).

Paradójicamente a este crecimiento sectorial y macroeconómico, se observa una particular y creciente tendencia de conflictividad (Caballero; 2009) en torno a las actividades mineras, en un contexto donde se tiene una mayor observancia de la sociedad civil y el fenómeno de la vinculación entre lo local y lo global (Bebbington; 2008).

Ante el panorama de conflictividad social en el que predomina el paradigma de la confrontación, se tienen algunos esfuerzos institucionales (empresas, estado y sociedad civil) dirigidos a prevenir y abordar constructivamente los conflictos sociales entre actores como empresas mineras y comunidades indígenas o campesinas, además de aportar a la mejora de las políticas públicas en el subsector minero. Por otra parte, se hace necesario el entendimiento y ejercicio de elementos trabajados en la Universidad de Verano como gobernabilidad y liderazgo; la gobernabilidad entendida como atributo social antes que exclusiva a la gestión gubernamental, y el liderazgo, como un ejercicio adaptativo que permite un aprendizaje para el manejo de conflictos.

Asimismo, es clave, el rol y la capacidad de influencia de los actores estratégicos para la toma de decisiones, bajo el entendimiento de un proceso de cambio gradual tal como lo postula North con el ‘incrementalismo en el cambio institucional.

Finalmente, de todo lo aprendido en la Universidad de Verano y de los desafíos pendientes para los espacios de convergencia e interacción social en los que el conflicto está latente, se hace fundamental que la sociedad civil se empodere, que los ciudadanos desde cualquier posición, ejercitemos un compromiso permanente por la construcción y soporte de espacios participativos que permitan abordar los conflictos de manera constructiva, y encaminar a nuestras comunidades hacia el desarrollo sostenible.

Escrito por: Pedro Roy Rodríguez
Politicólogo por la Pontificia Universidad Católica del Perú, con estudios de economía en la Universidad del Pacífico; diplomado en “Análisis, Gestión y Resolución de Conflictos Socioambientales” por el CARC, y en “Gobernabilidad, Liderazgo y Políticas Públicas” por el Colam y la Universidad del Pacífico. Ejerce los cargos de Coordinador de Campo en la asociación civil ProDiálogo, y Coordinador de Redes en la agrupación vecinal VOCES de Lince.