Blog

Se encuentra usted aquí

"Albúm gráfico militar" de José Antonio Bisama Cuevas de 1909

Reeditan cuadernos de 1909: La Guerra del Pacífico en 300 escenas. Resucita el "Álbum gráfico militar" de José Antonio Bisama Cuevas. Una joyita gráfica que, hasta ahora, circulaba en escasos ejemplares sólo al alcance de coleccionistas.Daniela Silva AstorgaHizo el diagnóstico a comienzos del siglo XX. Había muchos libros de historia con investigaciones largas, pero poquísimos que presentaran un testimonio incuestionable, que no necesitara un orden de hechos según relevancia.

Con esa impresión, y casi cuando los campos de batalla aún humeaban, José Antonio Bisama Cuevas se puso a trabajar como un apasionado por la Guerra del Pacífico: construiría una síntesis gráfica del conflicto en cuatro tomos (de 20 cuadernos cada uno). Y para eso juntó, sólo por nombrar algunos, retratos de marinos, soldados y escenas clave, como el primer combate marítimo entre la nave chilena "Magallanes" y las peruanas "Unión" y "Pilcomayo" (abril de 1879). La mayoría, capturadas por Eduardo Clifford Spencer, el primer fotógrafo de guerra del país, que siguió al ejército nacional desde el inicio, en Antofagasta, al fin, en Lima.

El norte de Bisama era la crónica. Por eso recopiló también textos de primerísima fuente; entre otros, los del guardiamarina Zegers, quien estuvo en la "Esmeralda" cuando se hundió, y los del historiador Gonzalo Bulnes. Y soñando con el fin de su misión, le puso "Álbum gráfico militar de Chile. Campaña del Pacífico (1879-1884)".

La única publicación suya que se conoce y con la que, a su vez, se ganó un lugar en la línea de tiempo.Para contar la historia reunió más de 300 fotografías en 316 páginas, editadas en 1909 por la Sociedad Imprenta y Litografía Universo. Esa fue una obra gráfica y un estímulo para el patriotismo que gatilló la victoria chilena frente a Perú y Bolivia, tras casi seis años de conflicto armado por mar y tierra.

El escenario todavía estaba caliente y ese tono "ganador" aún marcaba los comentarios y escritos de sus protagonistas. Era como una crónica in situ, sin mayor investigación (tal como lo pensó Bisama), que fue cobrando importancia con el tiempo. Así la descubrió, casi cien años después, Guillermo Burgos, coleccionista y editor de Ricaaventura.

Decidió comprarlos -pagando un precio altísimo-, para reeditarlos en 600 ejemplares que conservan el contenido, tipografía e imágenes. Así acercó, a un precio asequible, el valioso material a estudiantes, historiadores y, cómo no, a los fanáticos de un conflicto aún polémico.Y aunque su edición, tal vez, no alcance el nivel que los eruditos esperarían para un archivo fotográfico e histórico de esta naturaleza, su aporte es incuestionable en cuanto a rescate y difusión.

"Sobre la Guerra del Pacífico hay tanto escrito y análisis...Pero aquí, las fotografías del álbum son preciosas. Están muy bien producidas y permiten formar una idea bastante viva de lo sucedido. Una imagen vale mil palabras, reza el proverbio chino", aterriza Ricardo Couyoumdjian, profesor del Instituto de Historia UC. Ángel Soto, de la Universidad de los Andes, se refiere -en general- al aporte de las reediciones sobre historia militar: "Es muy interesante que se hagan trabajos como éste. Hay mercado y demanda por estos temas. La gente está dispuesta a invertir en la historia militar, que antes no estaba a su alcance por sus elevados precios".


Tomado de El Mercurio